by

Dejavi, tapas que abren el paso a ricos postres

Nos perdemos de nuevo por el casco antiguo de Pontevedra para descubrir la tapería Dejavi, un local que se caracteriza por ofrecer una buena carta de tapas, apta para celiacos, sin obviar unos exquisitos postres de los que cabe destacar su cuidada presentación.
 IMG_3780
Comenzamos con la apariencia. Debo alagar la buena decoración de este renovado local donde se ha dejado al desnudo la piedra de sus paredes eligiendo perfectamente un mobiliario de inspiración vintage. El establecimiento consta de planta baja a pie de calle y un primer piso al que se accede a un salón algo más íntimo y reservado.
En esta ocasión, los integrantes del equipo del pontenponte elegimos Dejavi para que nos deleitase con una cena a base de tapas varias dejando un hueco para el dulce. Hay que decir que en alguna web se clasifica el local como vegetariano, lo que nos hizo sentir algo de desconcierto. Nuestras dudas se disiparon al observar la carta in situ y ver como asomaban platos como las tan de moda miniburguers.
IMG_3777
Continuamos con la hidratación… En este apartado donde merece la pena destacar su singular apuesta por ofrecer una curiosa bodega de cervezas artesanales y de importación. En nuestra visita dos de nuestros integrantes probaron Abbaye des Rocs, una triple tostada belga con ligero regusto final a café, muy pero que muy recomendable.
Como contrapunto a una excelente decisión tengo que decir que nos esperábamos algo más del asesoramiento ante tal variada oferta cervecera, pues a los frikis de la cebada nos suele gustar que nos embauquen un poquito sobre origen y particularidad de nuevas propuestas.
Nuestro menú se compuso por las siguientes propuestas:  patatas mimosas, mini burguers de boi y langostinos crunch con alioli y salsa rosa.
IMG_3778
El primer plato en abatir fueron las patatas mimosas. Una receta que simplemente nos hizo recordar aquel plato tan exitoso de la ya  mítica Alquería del mudejar. Nuestros paladares se resignaron, sucumbiendo a la nostalgia, recordando aquella anhelada versión de años atrás, donde los ingredientes se fusionaban con mayor contundencia que la versión presente.
Los langostinos crunch cumplieron su expectativa. Se sirvieron crujientes y calientes alternándose otro plato de mimosas.
Respecto a las miniburguers, no eran tan “minis” como son habituales y supusieron un buen bocado. Se sirvieron acompañadas de patatas en dados y además el pan era al estilo artesano, una buena elección.
El servicio se ralentizo un poco a mitad de la velada evidenciando una falta de ritmo ante la llegada de un grupo de comensales. Antes de ponerme excesivamente crítico, debo decir que un camarero aclaró la tardanza debido a un error en las comandas indemnizarnos con unas patatas alioli para compensar la demora…
Debo mencionar esta cuestión ya que se trata de un detalle al alcance pocos locales así que deseo que en joven Dejavi se cumpla aquella célebre frase: “los grandes éxitos vienen precedidos por pequeños errores”.
Lo mejor de la visita llegó con los refinados postres. Un brownie de academia y una apuesta personal de la casa, el antoxo, una base de yogurt con chocolate blanco, mango confitado y lacasitos. Incluso las infusiones resaltaban por su peculiar presentación en un híbrido de taza-jarra al estilo colonial.
IMG_3779
A un precio medio de 15€ por comensal, Dejavi es otra apuesta más en el casco antiguo de Pontevedra que se envuelve del misticismo del entorno ofreciendo una buena carta de tapas donde no hay que descuidar dejar hueco para los ricos postres.
Rúa do barón nº 15, Pontevedra
Teléfono: 698 15 95 36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.